Coronavirus, Covid-19

Coronavirus

Neumólogo Coronavirus

El COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se descubrió recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019. A partir de entonces, la enfermedad se expandió por todo el mundo generando una gran crisis sanitaria y social.

La mayor parte de las personas que enferman de ‎COVID 19 experimentan síntomas de leves a ‎moderados y se recuperan sin tratamiento ‎especial. ‎Pero existe una gran diversidad de situaciones que precisan su seguimiento por un Neumólogo coronavirus. La ayuda de un Neumólogo covid y su experiencia en esta patología es primordial para un adecuado enfoque y tratamiento.

Los especialistas en Neumología juegan ahora un papel crucial en el seguimiento de estos enfermos. Y es que, para un adecuado manejo de estos pacientes es muy conveniente que se traten por los médicos expertos en anatomía y fisiología pulmonar.

Así, un Neumólogo en coronavirus podrá predecir, diagnosticar y tratar de forma precoz las secuelas de esta enfermedad.  El Doctor Flandes, como neumólogo privado Madrid, y el resto de su equipo, ayudan a pacientes que han sufrido coronavirus.

Secuelas pulmonares que se pueden presentar tras sufrir Covid-19

Después de haber pasado la infección por COVID-19 el órgano más frecuentemente afectado y con más secuelas es el sistema respiratorio. Los síntomas más habituales son:

  • Falta de aire
  • Sensación de imposibilidad de llenar los pulmones
  • Tos
  • Debilidad muscular

En casos más graves, las secuelas después de ingreso en UVI que pueden presentarse tras pasar una neumonía covid-19 son la afectación intersticial, los infiltrados pulmonares en vidrio deslustrado, consolidaciones pulmonares, lesiones fibrosantes, bronquiectasias (dilatación de los bronquios) o bronquioloelectasias, etc.

También debido a múltiples factores es habitual que estos pacientes presenten una alteración de las pruebas funcionales respiratorias con alteración en la espirometría o la difusión pulmonar que valora el intercambio de oxígeno.

neumologo coronavirus, neumologo covid

Todas estas patologías son secuelas que obligan a la consulta de un Neumólogo en coronavirus que tenga experiencia en este grupo de pacientes, ya que la variabilidad y gravedad de los síntomas son muy grandes en los diferentes pacientes.

En aquellos pacientes que pasaron el COVID pero no tuvieron neumonía y no presentan sintomatología respiratoria, suele ser suficiente la valoración en consulta, pero no es obligado realizar pruebas de imagen.

Por último, no hay que olvidar las secuelas vasculares pulmonares, como la hipertensión pulmonar, que puede presentarse tras un episodio de tromboembolismo pulmonar secundario a los trastornos en la coagulación producidos por covid-19, la cual también requiere de un diagnóstico precoz por un Neumólogo covid, ya que el retraso en su diagnóstico puede graves consecuencias.

¿Qué síntomas pueden persistir tras pasar el Covid-19?

El Síndrome post-Covid (Covid post-agudo o “Long- Covid”) se refiere a los síntomas que se desarrollan durante o después de la enfermedad aguda por COVID-19, continúan durante ≥12 semanas y no se explican mediante un diagnóstico alternativo. Aún no se sabe si el «Long-COVID» representa un nuevo síndrome exclusivo de COVID-19 o se superpone con la recuperación de enfermedades similares.

Los síntomas persistentes después del covid-19 son muy comunes, pero afortunadamente son de poca importancia. Destacan: fatiga, disnea (dificultad respiratoria), dolor torácico, tos seca, cefalea (dolor de cabeza), dolor articular, insomnio, ansiedad, disfunción cognitiva, mialgias y diarrea.

Es muy importante la valoración por parte de un Neumólogo especialista en coronavirus con experiencia en estas situaciones. Se recomienda al menos una consulta por parte de un Neumólogo en coronavirus, que sirva como valoración después de la enfermedad.

El tiempo hasta la resolución de los síntomas depende principalmente de los factores de riesgo premórbidos, la gravedad de la enfermedad aguda y el espectro de los síntomas iniciales. Sin embargo, los síntomas prolongados son comunes incluso en pacientes con una enfermedad menos grave que nunca fueron hospitalizados.

Otras afecciones menos frecuentes que pueden persistir después de la recuperación del COVID-19 pueden incluir anosmia, disgeusia, rinitis, mareo, sudoración, hiporexia, insuficiencia renal, lesión hepática, trastornos endocrinos (diabetes, pérdida de masa ósea, insuficiencia suprarrenal), afecciones dermatológicas (alopecia, lesiones, úlceras por decúbito), trastornos del sueño, efectos psicológicos (depresión, trastorno de estrés postraumático), preocupaciones sociales y económicas.

En los casos más graves que sobrevivieron y fueron dados de alta de la unidad de cuidados intensivos, y dependiendo del tiempo de estancia en dicha unidad o de la pluripatología previa asociada, pueden tener síntomas o secuelas más importantes como pueden ser la debilidad generalizada que impide la actividad habitual, pérdida de fuerza de una o varias  extremidades, alteración de la sensibilidad, dolor neuropático, dificultad respiratoria limitante al esfuerzo físico o con necesidad oxigenoterapia, mala cicatrización o fuga de aire por el orificio de traqueostomía, etc. Como es obvio muchos casos necesitan además rehabilitación específica y un seguimiento y tratamiento multidisciplinar.

 

COMIENZA A ESCRIBIR Y PRESIONA ENTER PARA BUSCAR